Adorna tu lugar de trabajo este Halloween

Spread the love

Recientemente mi empresa decidió cambiar de sede de manera temporal en lo que remodelaban el lugar, así que nos fuimos a unas oficinas en renta en la zona de Polanco, las cuales estaban muy sencillas, pero funcionaban para pasar un tiempo mientras nos regresábamos. Sin embargo, sentía que al lugar le faltaba vida, pero no podía decidir si adornábamos con motivo de Halloween o el Día de muertos, pero lo que sí podía hacer era ambientar mi cubículo, con la intención de que alguien más lo hiciera y de un día para otro el lugar cobrara un poco más de vida.

No es necesario invertir gran cantidad de dinero, incluso no debes desembolsar ni un solo peso, puedes utilizar objetos que tengas en tu hogar o decoración que te haya sobrado de años anteriores. Lo primero que hice como fiel admirador del Guasón, el famoso villano de Batman, fue llevar mis juguetes de Lego y Funko Pop que tengo del Joker y acomodarlos en mi lugar. Sé que muchos de ellos no dan miedo, pero el ‘Príncipe payaso del crimen’ es el símbolo del terror y la locura.

Los cubículos en los que estamos están separados por una especia de ventanas de cristal, muy pequeñas, así que ahí había espacio suficiente para pegar algunas estampas. Así que decidí comprar algunas con figuras de fantasmas, eran muy pequeñas pero tenían la característica de que brillaban en la oscuridad, y como salgo ya tarde en la noche, podía aprovechar dicha cualidad. También elegí unas que encontré con forma de árboles y que tenían búhos postrados sobre ellos. Al organizarlas en el cristal lo hice como si fuera un boque tenebroso en el que penan almas. Me gustó mucho el resultado final.

Pese a todos los arreglos que había hecho sabía que mi lugar estaba adornado muy como de Estados Unidos, faltaba lo mexicano del Día de los muertos. Por eso saqué de una caja donde guardó todos los adornos de las distintas fechas que celebramos y ahí estaban figuras que al unirlas formaban una ofrenda, así no tenía que hacerlo con comida de verdad que atraería insectos o quizá podría echarse a perder e impregnaría nuestra área laboral de un olor fétido. Coloqué las figuritas a un costado de mi computadora y la mini ofrenda estaba lista para rendir tributo a todos mis familiares que ya no están conmigo.

Sólo faltaba un par de adornos mexicanos más y mi lugar quedaría listo. Compre una calavera de chocolate en forma de catrina que la vendían dentro de una caja, así que no había problema por atraer intrusos no deseados. La cereza en el pastel fue que gracias a que el techo de nuestras nuevas oficinas no era muy alto, pude colgar una figura de una catrina vestida como Adelita, muy mexicana, y que me quedaba apenas por encima de mi cabeza. Pero cuando el aire se cuela por las ventanas, parece que baila.

Así que si en tu trabajo deciden no adornar y no tienes la capacidad para hacerlo con todo el lugar, inicia con tu área de trabajo y eso podría animar a otros a hacer lo mismo.