El primer paso para dormir mejor es el comprender el reloj interno de nuestro cuerpo o ritmo circadiano

Spread the love

Una de las cosas que ha buscado comprender el ser humano desde que tuvo uso de razón es el concepto del tiempo.

Si bien logró diferenciar que mientras el sol estaba iluminando el día, era posible realizar sus tareas de sobrevivencia y las noches obscuras, servían para descansar.

Esto poco a poco fue evolucionando hasta que llegamos al concepto del tiempo y se consiguió establecer un reloj y bueno… esa es una muy bonita historia para conocer porque es fascinante.

Lo anterior viene entonces muy ligado a cómo nuestro cuerpo, por cuestiones naturales, percibe el tiempo, lo que ahora los científicos y estudiosos han denominado como el ritmo circadino.

El ritmo circadiano, también conocido como el ciclo de sueño/vigilia o reloj corporal, es un sistema natural interno que está diseñado para regular los sentimientos de somnolencia y vigilia durante un período de 24 horas.

Este complejo cronometrador es controlado por un área del cerebro que responde a la luz, por lo que los seres humanos nos encontramos más alertas mientras el sol está brillando y estamos listos para dormir cuando el astro rey se oculta.

El ritmo circadiano hace que el nivel de vigilia suba y sumerja durante el día.

La mayoría de la gente siente el deseo más fuerte de irse al sofá cama y dormir entre la 1:00 pm y 3:00 pm y luego de nuevo entre las 2:00 am y 4:00 am, pero esto puede variar de persona a persona.

Es por eso que algunas personas durante la mañana se encuentran más ágiles y con mucha energía por lo que su nivel de concentración, creatividad y trabajo es mucho mejor; mientras que otras funcionan mejor en la noche.

El ritmo circadiano también puede cambiar a medida que el ser humano envejece.

Cuando eras un adolescente, por ejemplo, tu cuerpo fue programado (por así decirlo) para dormir más horas totales, así como ir a la cama y despertar más tarde.

Si sigues las indicaciones naturales de tu cuerpo respecto a cuándo debes dormir y despertar, tu ritmo circadiano debe mantenerse equilibrado, pero un cambio en tu horario como el quedarte hasta tarde viendo televisión o trabajando o en una fiesta y al día siguiente te la pasas el mayor tiempo del día durmiendo, estarás interrumpiendo tu reloj del cuerpo.

Por lo anterior sigue estos 5 consejos para mantener tu ritmo circadiano funcionando como debería.

  1. Cumple con un horario de sueño consistente. Una hora para acostarse de forma regular es una parte de la ecuación, pero despertarse a la misma hora todos los días también ayudará a mantener tu ritmo circadiano bajo control. Puede ser tentador desvelarse un poco más los fines de semana, pero al hacerlo puedes modificar el reloj del cuerpo durante la semana.
  2. Salir a caminar por la mañana. Por la mañana, la exposición al sol (o luz interior), no sólo te dará un impulso de energía, sino que también puede restablecer tu ritmo circadiano. Un rápido paseo al aire libre por la mañana te dará suficiente exposición al sol para señalar a tu cerebro que es hora de comenzar el día. ¿No tienes tiempo para caminar? Simplemente levanta las persianas o enciende tu luz más brillante en su lugar.
  3. Limita las hora de tecnología por la noche. Las luces brillantes en las horas de la tarde pueden estropear tu reloj del cuerpo confundiendo tu cerebro creyendo que todavía es de día. La luz artificial azul (el tipo de luz que emiten las computadoras portátiles, tabletas y teléfonos celulares) es el principal culpable, así que trata de apagar los dispositivos de tecnología por lo menos dos a tres horas antes de acostarte.
  4. Contar con un buen colchón. Si nuestro colchón es cómodo e idóneo para nuestro descanso, evitaremos el despertar por las noches, por lo que nuestro sueño será profundo y se podrán realizar los ciclos de sueño adecuadamente. Así que si cuentas con colchones ortopédicos adecuados a tu biotipo, estás en buenas manos.
  5. Un cuarto adecuado que invite al sueño. Esto significa que se encuentre a buena temperatura, limpio, aireado y sin ruidos.