Las cuatro estaciones: sigue estos consejos de mantenimiento para un edificio de acero

Spread the love

Cuando estás ante el diseño de estructuras metálicas, lo que buscas es que el edifico que estás concibiendo perdure por mucho tiempo y como parte del diseño debes considerar el clima particular de la zona.

Si bien ya no suelen ser muy claras las estaciones del año, siguen teniendo sus matices y muchas veces serán impredecibles así que serán importantes el considerarlas principalmente a la hora de hacer un mantenimiento.

Si un edificio de acero instalado profesionalmente está construido para resistir el clima extremo y otras condiciones ambientales, la exposición a largo plazo puede tener un impacto en su edificio a lo largo del tiempo.

Para estar seguro de que tu edificio de acero durará décadas sin la necesidad de reparaciones mayores, sigue estos sencillos consejos de mantenimiento a lo largo de las estaciones:

  1. a) Invierno

La humedad más las temperaturas de congelación es igual a la nieve y el hielo, dos elementos que no son amables con la mayoría de los materiales de construcción. Incluso el acero convencional tiene sus límites.

Afortunadamente, las piezas de acero son increíblemente resistentes y duraderas, y pueden soportar cargas de nieve más altas de lo normal si este es tu caso, a esto habrá que incluir la humedad que se llega a generar de los deshielos.

  1. b) Primavera

El deshielo y el exceso de lluvia pueden provocar su propio conjunto de problemas, como inundaciones y fugas si el edificio no se mantiene adecuadamente. Considera la parte exterior de tu edificio asegurándote de que el sistema de drenaje funcione correctamente.

Si bien es aconsejable verificar que no entre agua en el edificio, también es bueno verificar si hay condensación visible u oculta, lo que puede ocurrir cuando la temperatura desciende por debajo de los 0°C o en caso de alta humedad.

Asegúrate de que no haya rasgaduras o brechas en la barrera de vapor o aislamiento (esto también es importante para verificar si las temperaturas son extremas tanto en verano como en invierno).

También verifique la acumulación de agua alrededor del borde, así como los tapajuntas y los selladores, que normalmente se instalan alrededor de los aleros, las chimeneas de ventilación, los paneles solares, las crestas y las esquinas para evitar fugas.

  1. c) Verano

Cuando las temperaturas suben y los acondicionadores de aire se activan, a veces puede causar una alta humedad interior que produce condensación.

Es importante asegurarse de que la condensación de las unidades de aire acondicionado se drene de la estructura y de que la ventilación proporcione un flujo de aire saludable en su edificio.

Esto es especialmente importante si estás almacenando productos frágiles en almacenes de acero o tienes ganado en graneros de acero.

En áreas de alta humedad o niveles industriales de contaminación media, es importante mantener la construcción de acero cada cuatro meses, mientras que en las regiones costeras a menos de cinco kilómetros del océano, será cada tres meses.

El período de mantenimiento en climas más secos, es generalmente cada seis meses.

  1. d) Otoño

Si bien son hermosas las hojas en otoño, éstas pueden causar peligro de asfixia en los sistemas de construcción de metal.

Por lo tanto, cuando las hojas comienzan a caer, es importante verificar que las cunetas, techos, áreas protegidas debajo de aleros y marquesinas, así como las partes superiores de las paredes o extensiones del techo estén libres de escombros y daños.

El otoño también es un buen momento para prepararse para el invierno y para asegurarse de que todos los sistemas eléctricos funcionen correctamente haciéndolos inspeccionar al menos una vez al año.

Es posible que desees considerar llevar un registro de mantenimiento que detalle todas las inspecciones y reparaciones realizadas por los contratistas y el personal de mantenimiento.