Las distintas caras del Toreo

Spread the love

La zona del Toreo era muy conocida por la gran estructura en forma de media esfera que adornaba las inmediaciones de Periférico, además es conocido porque en dicha zona transitan miles de personas por el metro Cuatro Caminos. Sin embargo, todo ha cambiado, dejando dicha zona con caras muy contrastantes.

La gran estructura donde se llegaron a realizar eventos deportivos y musicales fue demolida, y en su edificaron una gran construcción hecha completamente de mármol por dentro que la llaman Parque Toreo. Es una plaza que por fuera luce espectacular y por dentro aún más. Se puede ver todo tipo de gente dentro, aunque está destinada para la gente de clase media-alta y alta, por el tipo de tiendas y los altos precios que en algunas de ellas manejan. Pero también se pueden ver estudiantes que van al cine con sus amigos o sus parejas, a Godínez que salen a comer y van a comprar al área de alimentos, entre otros. Esto demuestra la gran diversidad que se puede encontrar en un lugar que quiere parecer lujoso pero que está establecido en una zona trabajadora y de no tan altos recursos.

Esto de las plazas comerciales ha ido creciendo una enormidad, al grado de establecerlas en las salidas de las estaciones del metro más concurridas, como ya paso en El Rosario. Hace no mucho tiempo terminaron la del Toreo, y no me refiero a la antes mencionada, la que está saliendo del metro es más sencilla, con tiendas, sucursales alimenticias y lugares de recreación a precios mucho más bajos, dado la gente que cruzará por ahí. Hay cine, un área de comida, pequeñas islas para arreglar celulares y un par de grandes tiendas como Sears y Sanborns; además una afuera donde puedes vender artículos usados, lo que demuestra el tipo de gente para el que va dirigido.

Sin embargo, todo eso novedoso que puedes ver en la nueva construcción, contrasta radicalmente con la salida del otro lado, pues para quienes conozcan el metro Cuatro Caminos, hay dos salidas. La que no está del lado de la plaza aún es una zona peligrosa, llena de microbuses, combis y puestos ambulantes, donde incluso asaltan frecuentemente a quienes viajan en el transporte subterráneo. Yo mismo he sido víctima de los amantes de lo ajeno. Recuerdo que fue un 5 de enero cuando salí al paradero y dos sujetos me abordaron, uno de ellos me apuntó con un arma mientras el otro me esculcaba los bolsillos hasta que se quedó con mi celular, los comensales de los puestos sólo observaron y nadie se atrevió a hacer nada, lo que al instante me provocó enojo, pero después pude entenderlos, muy pocos arriesgarían su vida por alguien que no conocen.

Son tres caras distintas de la zona conocida como el Toreo, donde se puede ver a la crema y nata de una sociedad mixta que converge en un punto en común, una plaza exquisita y exuberante; otra plaza menos rimbombante pero que da un poco de mayor seguridad a quienes viajan en el metro, y un área que ha sido olvidada por los grandes empresarios y el gobierno, que poco les importa lo que pase ahí.