¿Quién tiene la culpa de que las historias se repitan en la vida?

Spread the love

Sentado en el balcón de uno de los mejores hoteles de Acapulco veo como las olas chocan una y otra vez contra la arena, repitiendo el mismo movimiento y me pregunto quién tiene la culpa de que todo se repita una y otra vez. ¿La luna, el mar, la arena que no se quita? La vida es muy parecida, supongo, sólo que el culpable pareciera tener nombre y apellido, pero jamás vamos a admitirlo y siempre preferimos culpar al destino, a Dios, el karma o cualquier fuerza que esté por encima de nosotros.

Aquel comentario que te hacían en la universidad vuelves a escucharlo ahora en tu vida laboral, el mismo, como si fuera una calca del anterior, como si la vida te estuviera diciendo que vas por el mismo camino, sea equivocado o no, pero que estás haciendo lo mismo. Supongo que sabes de quién es la culpa. Volviste a tomar la misma decisión en una situación similar, quizá con personas diferentes, pero no te atreves a hacer algo distinto. ¿Por qué? Pueden ser mucho factores, pero ninguno podrá zafarte de la culpa, eres tú quien está decidiendo. No culpes al destino, a Dios, al karma o a las fuerzas del más allá, simplemente estás tú con tu vida.

Una de las situaciones en las que más nos quejamos de que nos pase siempre lo mismo es en el amor, en las relaciones de pareja específicamente. Seguramente has escuchado las frases que todos los hombres o las mujeres son iguales. ¿En verdad o sólo las que has conocido? ¿Quién es el o la que toma la decisión de aceptar a alguien en su vida? Párate frente a un espejo y ahí verás al culpable. Quizá tienes un patrón, buscas que esa persona especial tenga x o y rasgos, personalidad, etc., y te olvidas de lo demás, si alguien no cumple una de tus especificaciones, estará fuera de tu lista. ¿Por qué no animarte a conocer a alguien más? “Porque es lo que el destino me puso en el camino”, “porque es lo que me toca”, son algunas de las respuestas que damos, exculpándonos a nosotros mismos de lo que nos sucede o de lo que atraemos a nuestras vidas.

Vamos a cambiar de ángulo, trasladémonos al ámbito laboral. “¿Por qué no encuentro el trabajo de mis sueños?”, “¿por qué siempre me corren tan pronto?”, “encuentro puro mal jefe”. Si te suenan familiares algunas de estas preguntas o frases quiere decir que buscas un culpable antes de cerciorarte que no eres tú el del problema. Nunca has analizado tu comportamiento a la hora de elegir empleo, qué es lo que buscas al elegir una vacante o simplemente lo haces porque necesitas trabajar. Quizá no sabes cuál es el trabajo de tus sueños, pero deseas que aquellas fuerzas supremas te dicten el camino para que a la hora de reconocer que siempre no era lo que esperabas, tengas a quién culpar. No es difícil saber por qué las historias se repiten una y otra vez en tu vida y no soy quien para decirte cómo solucionarlo, simplemente te recomiendo que comiences a analizarte.